El auge de las nuevas tecnologías da lugar a que nuestros hábitos cotidianos cambien. El mundo de Internet crece a pasos agigantados y hace que dejemos de lado muchos hábitos tradicionales, como por ejemplo, la lectura en papel.

Con respecto al uso de los diccionarios y enciclopedias, el formato tradicional se está perdiendo debido a los soportes digitales.

 

Y es que muchas son las ventajas de su uso digital: la rapidez con la que se trabaja, la facilidad de tener todo a mano, la eficacia y eficiencia es igual de buena, comodidad, gratuitad en muchos casos, etc.

El director general de negocios digitales de Santillana, Miguel Barrero, ha querido señalar un apunte con respecto al mercado de tales productos. Viene a decir que las ventas han tenido un descenso considerable en esta última época, concretamente alrededor del 70 por ciento.

En relación a los principios por los que se rige el uso de los diccionarios digitales, Michael Proffitt, editor jefe del Oxford English Dictionary, comenta: “Ser accesible para la mayor cantidad de públicos, atender a los nuevos formatos y conseguir el dinero que permita llevar a cabo el proyecto”.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.